Cinco cosas que nadie te dijo antes de adquirir un perro

Resultado de imagen para adquirir un perro

Pipi y popo

El primer punto y más importante, son los regalitos que te dejarán por todos lados. Así es, excremento y orín esperan de ti la mejor de las actitudes para ser limpiados. Te puedo dar un pequeño tip, a la hora de escoger perro, recuerda que su caca es proporcional a su tamaño, un Gran Danés te garantizo no dejará regalos pequeños.

Pelos everywhere

Así es, pelusa por aquí y pelusa por allá. La cantidad de pelo que encontrarás en sábanas, pisos y hasta en la cocina también tienen que ver con la raza y tipo de dieta. Si pretendes alimentarlos con croquetas comerciales, prepárate, acabarás entrando en guerra con el pelo y los vas a encontrar hasta en tu auto.

Espacio y tiempo

El perro es un animal sociable, necesitará de tu tiempo. Un labrador por ejemplo demanda atención, si tu no tienes tiempo para darle esparcimiento tus zapatos serán los primeros en sufrir las consecuencias. Luego no te quejes de que el buen “Rocky” se ha convertido en un destructor de cosas. El espacio en el habita es otro punto importante, el tamaño de la raza te da mucha información, si vives en un departamento tal vez Rocky no sea la raza ideal, piensa tal vez en uno de talla pequeña.

Tu perro es un perro

Por lo tanto, ¿Cómo debe vivir?, así es! lo más parecido a un perro. Existen responsables que no toleran el famoso “olor a perro”, cada vez que escucho eso, me imagino a un vampiro diciendo “huele a humano”. Los perros al igual que otros animales, tienen un olor que los caracteriza, muchas veces está dado por bacterias que habitan en su piel o por sus glándulas anales. Si el olor a perro no te agrada, tal vez debiste considerar uno de peluche. Por otra parte hay personas que no los dejan salir o tocar tierra, nunca he entendido eso, recuerda es un perro, debes dejarlo explorar donde vive. Hay algo importante, y se llama, expresar su conducta característica de especie.

El veterinario

(Def. bello, bonito, guapo y profesional). Hoy un cliente me comentó, ¿nos recuerda?, hace tres años nos atendió 🤔🙄, regresamos porque no se había enfermado hasta hoy. Las visitas regulares al veterinario nos ayudan a detectar problemas silenciosos, a veces, cuando regresan a consulta, un tumor que se pudo detectar en un tamaño tan pequeño como una pastilla al paso del tiempo queda del tamaño de un melón. Independiente de eso, las visitas generalmente se dan cada seis meses para profilaxis dental o aplicación de bacterinas, desparasitaicones etc. No dejes pasar el tiempo, te sugiero hacer un pequeño ahorro para las eventualidades.

Te quiero leer, comenta 😀.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *