Cómo reconocer a un falso veterinario

falso veterinario

Es común haber escuchado antes de un «veterinario» que su principal «gancho» es manejar bajos precios pero oh sorpresa, no tienen cédula profesional. ¿Son un peligro? Aprende cómo reconocer a un falso veterinario mediante el siguiente artículo.

Antes de comenzar, te invitamos a formar parte de nuestra comunidad oficial en Facebook. Para acceder a ella, sólo debes hacer click en el siguiente enlace.

Consejos a tener en cuenta para desenmascarar a un pseudo

Claridad e identificación de la receta

En la receta siempre debe ir anotado:

  • Nombre del profesional que atendió a su mascota.
  • Firma del profesional.
  • Domicilio donde ubicar al médico veterinario.
  • Teléfono.
  • Receta impresa de una imprenta.

La receta es una prueba, por lo que siempre debes de exigirla, igual es importante desconfiar de recetas incompletas o impresas en páginas en blanco, ya que sin dicha información el falso veterinario podría esconderse y no ser descubierto.

Transparencia en la atención y entrega de información

El médico veterinario no debe de actuar negativamente a preguntas del propietario de la mascota respecto a temas cómo:

  • ¿Es médico veterinario?
  • ¿En qué universidad se tituló?
  • ¿Dónde está su diploma de título profesional?

Entre otras.

Todo lo que le genere duda está en su derecho de preguntarlo ya que hay una vida en juego. El médico veterinario está en su obligación en responder cualquiera de las incógnitas que tenga usted cómo propietario.

Precios bajos en comparación a la competencia

Muchas veces con tal de ahorrar en el tratamiento del animal de compañía se accede a ir a lugares de dudoso prestigio, debido a que «su precio es muy bajo». Esta, es una señal de alarma acerca del origen del dichoso médico veterinario.

Este tipo de personas, juegan con la buena fe de la gente apareciendo como hacedores de una «buena obra» por lo cual nadie duda de su profesionalismo. Sus consultas son rápidas, no tocan a la mascota y recetan medicamentos que no necesita el animal de compañía. Esto sucede, simplemente porque el «profesional» no sabe nada en cuanto a medicina veterinaria.

A la larga, el animal no se va a recuperar y mucho peor, el problema podría empeorar, lo que podría poner en peligro su propia vida.

¿Alguna duda, opinión o sugerencia? Comenta, tu opinión es muy importante para nosotros. De igual forma, te invitamos a visitar nuestro blog, sólo debes hacer click en el siguiente enlace.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *